As I Lay Dying: Shaped By Fire

9/10
Sending
User Review
0/10 (0 votes)

as-i-lay-dying-shaped-by-fire-hardcore-screamo-metalcore-lanzamientos-noticias-sin-categoriaPor Ayoria

Tú te imaginarías que si te enviaran a prisión acusado de contratar un sicario para matar a tu exmujer, al ser liberado y retomar tu carrera musical tu nuevo material sería rabioso y agresivo, una catarsis para liberar todo el sentimiento que el proceso y el encierro te generó. Esta es la historia de Tim Lambesis y su banda As I Lay Dying (AILD), y el disco “Shaped By Fire” cubre a la perfección el perfil que describimos como un perfecto regreso para demostrarnos todo sigue igual de potente.

“Burn To Emerge” es un tema introductorio que deja todo listo para “Blinded”, un tema totalmente metalcore potente y al estilo AILD. Quizá algo como para gritarle al mundo desde un inicio aquí estamos, regresamos; y no hemos olvidado como se hace esta mierda. Un sonido galopante y lleno de buenos juegos de ritmo es el que le da el nombre al álbum, para luego toparnos de lleno con un tema más oscuro como lo es “Undertow” que sin duda posee un alto grado de profundidad comparado con los anteriores.

Los juegos de vocales limpias y guturales son geniales y cubren perfectamente las necesidades musicales de cada fragmento de los temas en los que se elige por una o por otra. “Torn Between” pone un poco de respiro con un tema más aterrizado y con leves momentos de elevación, lo cual hasta cierto punto cae bien para hacer estómago previo a Gatekeeper; un tema bestial y pesado que recorte el core de la etiqueta metalcore y es un mazazo de riffs animales que cualquier banda de thrash ruda y pesada envidiaría: de lo más metalero que AILD nos ha regalado sin duda.

“The Wreckage” nos pone de nuevo en materia y nos recuerda que seguimos escuchando a una banda de metalcore, con voces limpias pero en una melodía que no carece de energía por más que sea de las más suaves, además de una de las estructuras corísticas más completas del disco. A continuación nos encontramos con “My Own Grave”, que es sin duda uno de los singles más conocidos y exitosos de este disco y que ha sido muy bien aceptado en la opinión metalera en general.

En “Take What’s Left” somos engañados pues su melódico y casi melancólico inicio nos hace pensar que vamos a escuchar un tema suave y llegador, pero de la nada somos sorprendidos con de nuevo, una aceleración inesperada que le da mucha fuerza al tema. Y entonces llegamos al único tema con una colaboración externa: “Redefined” con Jake Luhrs de August Burns Red. Hay que decir que este tema se sale un poco de la línea que ha llevado el álbum, y tiene un groove de subidas y bajadas distinto que lo hace parecer diferente. Refrescante dirán algunos, fuera de lugar y que rompe el ritmo dirán otros.

El poder y la complejidad vocal hacen su regreso triunfal en “Only After We’ve Fallen”, para que lleguemos prendidos al final del viaje aterrizando en el track final “The Toll It Takes”; en el que toda la banda se luce en una mezcla entre fuerza y virtuosismo que te deja un muy buen sabor de boca.

AILD logra con este nuevo disco dejar un punto en claro: están de regreso. Decirle al público que a pesar de todo siguen siendo los mismos y sabiendo hacer eso que los ha colocado como una de las máximas figuras de la escena del metalcore, tal como quedó demostrado en su más reciente visita a México donde dieron un show brutal y con una enorme convocatoria. Menos problemas con la policía y más música por favor, que AILD es de esas bandas que necesitamos activa y produciendo nuevo material en la escena del metal global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.