Steven Wilson: To The Bone

steven-wilson-to-the-bone-lanzamientos-rock-lanzamientosPor Andre Dulché

To The Bone es el nuevo disco de Steven Wilson, un icono del rock progresivo que siempre que hace algo, los demás lo escucharán con detenimiento ya que no solo hace bien las cosas, también experimenta y sirve de ‘carne de cañón’ para otros artistas; si lo hace Steven Wilson ¿por qué yo no?

Así que ahora Wilson sale de su zona de confort y hace un disco que se nota quiso hacer hace tiempo, inspirado en leyendas de los años ochenta como Peter Gabriel, Tears For Fears o Talk Talk, así que hay canciones con sintetizadores retro y bailables, dejando el alucine guardado, bueno, en algunos tracks. Aquí es donde está el truco, para los que no son seguidores del nacido en Hertfordshire, Reino Unido tendrán en una mitad de disco, excelentes canciones bailables, para cantar alegremente en el día a día pero la otra mitad, si lo tuyo no es el progre con canciones de 9 minutos, serán insufribles. Caso contrario, los que siguen su carrera desde Porcupine Tree tendrán estos premios entrelazados con canciones alegres, fuera de su estilo.

Los primeros sencillos que nos mostraban esta faceta oldie de Steven Wilson con una portada muy colorida fueron “Pariah” y “The Same Asylum As Before”. La primera con guitarra acústica y la voz suave que queda opacada por la fuerza e interpretación de Ninet Tayeb; un track que disfrutas sí o sí. La segunda un rock más clásico, con falsetes en la voz y buen coro, una parte llena de riffs y distorsiones potente y que calma la bestia slides y una guitarra más limpia; muy cercana a lo hecho en Porcupine Tree.

Como tercer single llegó la joya “Permanting” que el propio Wilson considera una mezcla de ABBA con Electric Light Orchestra, es una canción pop perfecta. Como último avance antes de haber lanzado el disco se encuentra “Song Of I”; una historia de amor llena de obsesión, la cual se entiende más con la parte visual de Maya Petrovna acompañando la voz de Wilson con Sophie Hunger; el ritmo semi lento, un tanto r&b, sensual.

Por la parte de singles no podemos quejarnos, debe ser sin duda lo mejor del disco entrando a un mundo ‘comercial’. Ahora de lleno con lo que no conocemos, el arranque “To The Bone” con una inicio con una guitarra bluesera, también nos recuerda esa era que George Harrison puso de moda en los setentas del Hare Krishna y citaras de acompañamiento. “Nowhere Now” es otra canción que no tiene pretensiones, es rock a su estilo, bien organizado y limpio.

“Refuge” es una canción más a lo que esperan sus fans de discos anteriores, un tanto lenta comparada a lo anterior, de mayor duración pero no te engancha en ningún momento. “Blank Tapes” solo es un corto puente para una sorpresa, “People Who Eat Darkness” que deja un poco lo progresivo y lo ochentero y se hace grunge, rasposo aunque en momentos su voz suene a Bono en “Elevation”.

“Detonation” de la parte final es la de mayor duración, casi 10 minutos. Es un track con varios cambios de ritmo, mostrando sus virtudes en las seis cuerdas, súper progresivo con muy pocas partes vocales, el famoso jam se hizo presente. La verdad es que este era el track que debió terminar el disco, pero lo hace “Song Of Unborn”, un track lento, denso que mata toda la actitud y energía de todo lo anterior, para el olvido.

To The Bone de Steven Wilson es un disco interesante, atraerá gente nueva ajena al progresivo, tal vez muchos de sus fans se quejarán pero demuestra que compositor de pop es excelente. Seguramente muchas bandas del género buscarán abrirse un poco a este estilo ‘radial’ ya que parece que Wilson llegó al tope en el prog.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *