King Diamond, el Rey del Palacio de los Deportes

king-diamond-el-rey-del-palacio-de-los-deportes-resenas-sin-categoria

Por Julius Valerius
Fotos: Salvador Bonilla / OCESA

Igual que en los cuentos de terror, una tarde fría y con viento fue el preludio para la gran noche, una noche tan oscura donde gran parte de la escena metalera mexicana esperaba desde hace mucho tiempo.

Después de 20 años de su visita con Mercyful FateKing Diamond estaba de regreso en México. Fue Strike Master la banda elegida para abrir tan magno evento, empezar a calentar al público  y dar entrada a Exodus  que con temas como “Bonded By Blood”, “A Lesson in Violence”, “Deranged” y “The Toxik Waltz”, empezaron a calentar a todos los que se dieron cita en el Palacio de los Deportes.

king-diamond-el-rey-del-palacio-de-los-deportes-resenas-sin-categoria

El reloj marcaba las 21:30 horas cuando un manto negro con el logo de King Diamond cubrió el escenario y “The Wizard” de Uriah Heep; tema que el mismo Diamond ha elegido como introducción a su espectáculo; causaba conmoción entre los metaleros.

El temido pianito de “Out From The Asylum”  se empezó a escuchar y todo comenzó, la batería Matt Thompson  anunciaba “Welcome Home”; ambos temas de su álbum Them; pudimos escuchar a un King Diamond que demostró que aunque ha pasado el tiempo, su voz está en buenas condiciones (apoyado por la excelente corista).

Lo más tétrico del show fue que la abuela estaba sobre el escenario,  haciendo la parafernalia más densa. Todos los que conocen la historia, sabrán por qué. “Sleepless Nights” fue el claro ejemplo donde mostró que puede realizar sin problema todas las voces en sus diversos tonos. “Halloween” de su álbum debut dio continuación a su ritual mientras Andy La Roque, quien es la mente maestra de todos sus discos, ejecutaba los riffs y los solos de una manera excelsa.

Acompañado por Michael Wead, “Eye Of The Witch” puso a brincar a todo mundo y se podía sentir que le piso se cimbraba. El ritual y la noche no podía estar completa sin temas de Mercyful Fate, fue así como “Melissa” y “Come To The Sabbath” se pudieron escuchar; esta última canción todo un himno de la banda, enseñando que las artes negras todavía son parte de su esencia y acabaría el primer set con “Them”, los otros.

king-diamond-el-rey-del-palacio-de-los-deportes-resenas-sin-categoria

Era el intermedio de lo que sería el plato fuerte: Abigail. Uno de sus álbumes más conceptuales y con una historia completamente macabra, sería tocado de forma íntegra.  Ahí fue cuando el escenario y toda la decoración tenían sentido; pentagramas, cruces invertidas gárgolas y símbolos que han sido parte de toda su trayectoria. “Funeral” daba inicio, el ataúd y Abigail en las manos de King Diamond fueron el centro de atención y con “The Arrival” comenzó a narrar la historia. Toda la alineación ejecutaba nota a nota de manera pulcra y sin dejar de mencionar el gran trabajo de su ingeniero de sonido, ya que son muy pocas la veces que podemos escuchar tan buen audio en este lugar.

“A Mansion In Darkness” y “The Family Ghost” nos adentraban más a la historia, que junto con el escenario no hacían sentir que estábamos participando en la trama y dentro de la casa estilo victoriano. “The 7th Day Of July 1777” se hacía escuchar y una vez más pudimos apreciar todos los matices de voz del rey.  Para ese momento la atmósfera era completamente de una película de terror, la batería de Matt Thompson y los acordes de Pontus Egberg hacían vibrar el Domo de Cobre si parar.

“Omens” fue una de las canciones que más corearía la gente, participando junto al danés que es una excelente frontman. “Abigail” volvió loca a toda la audiencia, con sus riffs inconfundibles y dando paso al momento donde el personaje central toma el control de la familia en “The Possession”, uno de los temas más pesados del disco.

king-diamond-el-rey-del-palacio-de-los-deportes-resenas-sin-categoria

Una canción donde Pontus se lució a más no poder con su bajeo, un momento donde todos estaban completamente extasiados, pero a la vez sabían que acercaba el final; las guitarras acústicas de “Black Horsemen” se harían presentes, una canción cantada y narrada a la vez, todos maravillados por el espectáculo visual y auditivo daño final a todo el concierto.

Fue con la frase…’Es el final de otra fabula. Ha llegado el momento de decir buenas noches’. Donde todos supimos que era el fin. “Insanity” fue el outro con el que el rey y compañía se despedían y en todo momento agradeció al público por todo su apoyo, todos fuimos parte de esa gran historia de terror.

king-diamond-el-rey-del-palacio-de-los-deportes-resenas-sin-categoria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *