Falling In Reverse: Coming Home

falling-in-reverse-coming-home-hardcore-screamo-metalcore-lanzamientosPor Psychonaut

Si ha habido algo que siempre he admirado de Falling In Reverse es que cada disco suena distinto y que en muchas ocasiones aún dentro del mismo, la banda dispara en muchas direcciones. Sin embargo esta vez no es así, el disco es muy homogéneo y plano, pero ¿qué ha pasado en FIR en los últimos años que los ha llevado a sacar este Coming Home?.

En 2015 la banda saca un álbum llamado Just Like You con críticas favorables y un sonido muy pesado, pero para el 30 de octubre su guitarrista estrella, Jacky Vincent sale de la banda en buenos términos y si bien Vincent es reconocido como uno de los mejores guitarristas del género, su importancia en los arreglos se ve reflejada hasta este disco. Poco antes de sacar Coming Home se deja ver entre líneas que su baterista Ryan Seaman también está por abandonar la nave y es aquí donde FIR se empieza a caer en pedazos. En enero del 2017 Ronnie empieza a tocar la guitarra en vivo a lado del nuevo guitarrista, tratando de suplir sus carencias.

Es cierto que FIR es el producto de la mente de Ronnie Radke, pero hoy solo quedan de la alineación original él y Derek (guitarrista rítmico). El 6 de enero del 2016 la banda anuncia que empezará a trabajar en un nuevo disco y dicen a la prensa dos cosas que definen este disco: ‘Es una gran vuelta a la izquierda, no suena a nada que hayamos hecho antes, cada canción tiene mucha vibra, hay mucho más sentimiento que metal’ y ‘aclaremos que nos hemos retado más que nunca en las maneras más extrañas posibles, porque podrías pensar que escribimos los solos o riffs más locos seria la parte retadora, pero el verdadero reto es tratar de mantenernos fieles a un tema y no a varios estilos y como siempre hacemos’.

Ante esto, queda claro que con la salida de Vincent no habría un rumbo fijo y el disco sería más plano, así que sale el primer sencillo 19 de diciembre del 2016 “Coming Home”, un claro ejemplo de lo que nos espera, una banda mucho más suavizada. Ronnie evita hacer las mil voces a las que nos tenía acostumbrado, los guturales han cambiado por pequeños gritos ocasionales.

“Broken” es el tercer sencillo que salió del disco; un medio tiempo con grandes coros sin muchas complicaciones, música de radio pero de fondo, no un éxito que podrías esperar de ellos. Seguida por “Loser”; curioso como hace dos discos cantaba “Champion” y ahora canta ser un ‘Loser’ (Perdedor); sin duda es la mejor canción de todo el disco. Conserva el estilo del mismo pero se destaca por mucho con todo y su muy mediocre e improvisado solo de guitarra que a final se verá como lo mejor en guitarras de todo el disco, un álbum carente de riffs o solos.

“Fuck You And All Your Friends” tenía que ser pesada con ese nombre; así inicia (no tan pesada como materiales anteriores pero mucho más que el resto del disco) pero la canción va cambiando en velocidad pero una vez más, sumamente parecida a las anteriores.

“I Hate Everyone” inicia de tal manera que podrías pensar estas oyendo country del más tranquilo, el nombre poco o nada tiene que ver con la música. En “I’m Bad At A life” tenemos una queja de Ronnie a su forma de ser y la vida que ha llevado; es cierto, trata de acelerar el ritmo pero lo hace con riffs muy simples y elementos genérico dentro del core y un pequeño solo, muy simple, al estilo hard rock.

“Hanging On” es una vez más la misma fórmula, con coros muy poperos estilo Rock Anthem pero demasiado suave para sobresalir; por otro lado, “Superhero” sobresale en sus guitarras, mejora muchísimo en la segunda parte de la canción, haciendo de esta una de las mejores que hay en este disco.

“Straight To Hell” es más de lo mismo y en verdad es difícil prestarle atención a un disco tan plano y con tan pocos momentos que demuestren lo brillante que pueden ser (cuando quieren). “I Don’t Mind” es una copia de “Superhero” sin el más mínimo sentido.

Coming Home cierra con “The Departure”, al menos esta canción es totalmente diferente al resto, guiada por el bajo y aunque es muy tranquila, es bastante buena. Probablemente sería mejor en otro grupo y no en esta banda.

La edición de lujo tiene dos canciones extras: “Right Now” que debería ser parte del disco regular sin embargo, suena a hard rock de los años noventa y “Paparazzi”, que adolece de lo mismo, tratan de sonar a Ugly Kid Joe, totalmente fuera de temporada.

La banda trato de suavizar su estilo como From First To Last solo que sin el éxito de ellos. Una producción mediocre, una carencia casi total de guitarras, un disco que en su parte lirica suena a  una catarsis de la vida y comportamiento que ha llevado Ronnie Radke hasta el día de hoy. Lleno de hard rock que ya habían usado antes pero esta vez, suena a uno ya fuera de moda por completo. Un disco muy plano y no una vuelta a la izquierda como ellos lo llamaron, es una vuelta en U y en lo personal la decepción más grande en lo que va del año.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *