Drake: Views

Por Seth Barron

 

LA OPORTUNIDAD DE CONVERTISE EN UN ICONO, TRANSFORMADA EN EL DESAHOGO EMOCIONAL DE UN HOMBRE 

drake-views-electronica

Desde Arenas hasta memes, Drake siempre ha tenido una habilidad para convertir sus pensamientos más íntimos, sentimientos y ansiedades en terapia de grupo, sesiones que son capaces de articular y luego, nos deja un rap que nos permite cantar esos traumas en masa, exaltando que todo lo que narra es tan vulnerable como revelador.

 

Cuando se confía en temores, nos volvemos un poco más audaces. Cuando se da un himno a los males, todos nos levantamos. Pero hay una línea nítida entre la auto-conciencia y la auto-absorción: Mientras que la auto-conciencia puede expandirse en sabiduría reflejándola hacia el exterior, el ensimismamiento a menudo sofoca, dibujando cosas que sólo están ahí para pudrirse.


Durante los últimos siete años, Drake se ha deslizado como experto a lo largo de esa línea. Pero en su cuarto disco, se acerca demasiado a los bordes de un abismo de espejos, una caja de resonancia sofocante.

 

 

El disco se llama Views pero su perspectiva es decididamente singular. Drake menciona acerca: “Este álbum, estoy muy orgulloso de decir es muy personal es para mostrar al mundo como me estoy sintiendo”, este álbum es lo que sucede cuando la ventilación de los sentimientos se convierte en lloriqueo. 

 

Abarcando unos desagradables 82 minutos, el disco pasa por varias fases musicales y temáticas, pero el ambiente en general es amargo, pequeño, y desgastado. Se confunde la lealtad y el estancamiento, revolcándose en un sonido que está empezando a mostrar sus límites.

 

Noah “40” Shebib, vuelve a la cabeza como productor de este álbum después de que otros tantos intervinieran en sus mixtapes anteriores, con créditos de producción en 12 de los 20 temas del disco. La atmósfera que “40” crea con su música es ahora sinónimo de Toronto, de Drake; el duro frío del invierno dio a luz a través de trampas frías y sintetizadores de cubitos de hielo, con alivio de un breve verano a través de muestras aceleradas de ritmos de los años 90 y un R & B que se agita silenciosamente en segundo plano.


La fascinación de Drake con el ritmo del Caribe le permite experimentar con temas más “alegres” como “With You”, “One Dance” y “Too Good“; todos estos tracks con algún invitado en la voz que bien permiten romper la monotonía del disco y también permiten Drake descansar un poco su cerebro.

 

Trató de explorar nuevos ritmos con su cuarto trabajo de estudio, sin embargo, él se queda corto en casi todos los sentidos. Lo que podría haber sido una pantalla cuidadosamente cuidada de pop-sensibilidad y golpeadas decisiones resulta ser un paseo muy largo a través de la psique desolada de un hombre cuya introspección previamente entrañable ha sido eclipsado por el ensimismamiento. 

 

El principal problema con Views radica en la incapacidad de Drake para mostrar una emoción relevante o nueva a lo que estuvo demostrando en sus proyectos anteriores; durante el lanzamiento de su disco comentó  “me encanta que soy el tipo que no se toma a sí mismo demasiado en serio”. Al escuchar este material se nota una desconexión entre las declaraciones y lo plasmado, no hay una pizca real del hombre que afirma tomarse a sí mismo “a la ligera”. 82 minutos dedicados a la inseguridad insoportable.

1. Keep the Family Close
2. 9
3. U With Me?
4. Feel No Ways
5. Hype
6. Weston Road Flows
7. Redemption
8. With You ft. PARTYNEXTDOOR
9. Faithful ft. Pimp C & dvsn
10. Still Here
11. Controlla
12. One Dance ft. Wizkid and Kyla
13. Grammys ft. Future
14. Childs Play
15. Pop Style
16. Too Good ft. Rihanna
17. Summers Over Interlude
18. Fire & Desire
19. Views
20. Hotline Bling

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *