Nine Ich Nails: Hesitation Marks


Por: LMH

nine-ich-nails-hesitation-marks-industrialEse Trent Reznor, como decimos en México, ya se la sabe.

No podemos negar que el señor es un genio musical, que se ha sabido rodear de músicos experimentados, que tiene mucha idea de qué hacer y que  esto no lo hace para complacer a nadie.

Hesitation Marks es el regreso de Reznor y su proyecto, después de 5 años desde su último trabajo, y como mencioné, sabe rodearse de buenos músicos. En este álbum, en algunos temas las guitarras están en manos de Adrian Belew y de Lindsey Buckingham, quienes no necesitan presentación.

“¡Es que es una porquería!” he escuchado que dicen cuando se refieren a este trabajo. Veamos. Es una porquería, ¿comparada con qué? El disco es sólido, ¿o qué? ¿Qué álbum quería que repitiera?

Nunca he sido fan de NIN pero durante las muchas vueltas que le di a los 17 temas (en una de sus ediciones especiales) mis comparaciones más divertidas lo emparejaron con Skinny Puppy y con Depeche Mode, bandas a las que disfruto demasiado.

“¿Para qué queremos algo así, si de esas bandas hay miles?” ¿Neta? ¿Se quejan de que suena parecido a muchas cosas los que escuchan darkyrock o brincametal?

Los reto a que mencionen trabajos que verdaderamente suenen originales, en el estilo que quieran.

Vámonos a “lo comercial” del disco y de ahí podemos englobarlo todo: sus dos primeros sencillos, titulados “Came Back Haunted” y “Copy of A”. A medio tiempo technoso, te llevan de la mano a la pista de baile, a tu mejor sueño o a tu peor pesadilla. Son repetitivos, claro, pero así es este estilo. ¿No les parecen pegajosos los coros? Pues de eso se trata. Y creo que ése es el principal problema con que se han encontrado algunos fans de la banda. Trent decidió ser feliz, si no lírica, sí musicalmente hablando y nos deleita con beats pegajosos que dejan atrás la tristeza, amargura y enojo de muchos de sus trabajos.

Este es un álbum que se lleva un 8 macizo para los que quieren dedicarse a escucharlo sin prejuicios y un 3.4 para aquellas tapias forever que no quieren abrir los ojos (y los oídos)

¿Saben cuál es el principal problema? Que NIN no es una banda de metal y que su creador se está reconciliando con la vida. Ése es el principal problema. Y háganle como quieran. Larga vida a Trent y éste, su Halo 28.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *